Absueltos los dos hermanos que tenían a otro de ellos en un palomar en Dos Hermanas

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto de los delitos de detención ilegal y apropiación indebida a los dos hermanos, G. R. R. y Á. R. R. acusados de tener a un tercero, que sufría una enfermedad mental,  encerrado en una especie de palomar de su vivienda de Dos Hermanas. La víctima, que presentaba una extremeda delgadez y mucha suciedad, fue liberada por agentes de la Policía Nacional que acudieron a la casa acompañanado a uno de las acusados que estaba en un grave estado de embriaguez.

Ambos han sido acusados de un delito de trato degradante con agravente de parentesco a la pena de 18 meses de prisión y se les ha impuesto una orden de alejamiento de la víctima, además de una indemnización de 35.000 euros.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación  ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, a interponer ante esta Audiencia Provincial. De hecho, el abogado de la hermana, José María Núñez, tiene previsto recurrir la sentencia. Entre otras razones no comparte el criterio del tribunal sobre la legalidad de la entrada de la policía en el domicilio. «En la sentencia se reconoce que cuando los agentes entran, no tienen el consentimiento del acusado». Otro de los aspectos en los que está disconforme el letrado es que el tribunal no aprecia la atenuante de dilaciones indebidas. «El caso ha estado a la espera de juicio más de un año, con la angustia que esto genera a los procesados». El siguiente punto en el que se basa para el posible recurso es que en el fallo no hay distinción en el grado de participación de cada uno de los procesados. 

La sentencia considera probado que C. R. R: padece esquizofrenia residual, por lo que tiene reconocida una discapcidad del 70 % y, tras la muerte de la madre y la hermana mayor, el hombre quedó al cuidado de los dos procesados, G. R.R. y Á. R. R. que «no velaron por suplir su incapacidad para gobernarse adecuadamente en las actividades más elementales de la vida diaria», recalcando que estaba «en unas condiciones infrahumanas«. Tanto es así que la sentencia recoge que fue encontrado en pleno mes de diciembre «tendido en la cama, rodeado de botellas de plástico y cubos en los que evacuaba sus necesidades fisiológicas».

El ponente advierte en la sentencia que la «fútil excusa de que era el propio enfermo quien prefería vivir en esas condiciones»  no disminuye la responsabilidad de quienes tenían a su cuidado un enfermo mental «y cuya voluntad o falta de ella, por eso mismo, no era relevante». Y no es la única reprimenda del ponente. Sobre el uso del dinero de la víctima,  califica como «abiertamente reprobable, la manera concreta en que el acusado -único que consta que tuviera poder de disposición sobre el dinero sacado de del banco, una vez entregado íntegramente por su hermana -empleba estas sumas, en una gestión harto alejada del estándar tradicional del buen padre de familia»

Durante su declaración, el acusado G. R. R.  aseguró que se hizo cargo de su hermano tras el fallecimiento de su madre, y que C. R. «nunca estuvo encerrado» y aclaró en varias ocasiones que su hermana, aunque era la que iba al banco a cobrar la pensión «nunca se quedó con un céntimo, incluso le traía regalos que ella pagaba de su dinero». Sobre el día en el que la Policía encontró a su hermano en la casa aclaró que no se acordaba de algunos detalles «porque iba como una cuba», extremo que recoge el atestado policiall con expresiones como «superlativo estado de embriaguez».

Tanto él como su hermana negaron que la víctima estuviera encerrado en esa especie de palomar desnudo y sin calefacción en pleno diciembre, sino que alegaron que él mismo se desnudó cuando se dio cuenta de que estaba la policía. Según ellos tenía mucho miedo de los agentes desde un episodio ocurrido con anterioridad cuando dos motoristas le siguieron hasta la casa después de llamarle la atención por rebuscar basura en unos contenedores.

Noticia original de Diariodesevilla.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies