Visitas

El pleno de Dos Hermanas recrudece la guerra entre la ‘familia’ popular

El corazón del Partido Popular en Dos Hermanas no está partío, rememorando la popular canción de Alejandro Sanz, sino negro; y, además, sin remedio. La moción que, curiosamente, presentaron, aunque cada uno por su lado, el Partido Popular y la concejal no adscrita Cristina Alonso –expopular– sobre la necesidad de que se fiscalizara el gasto de los grupos municipales del Ayuntamiento, acabó en un cruce muy cruel de descalificaciones.

Luis Paniagua: «Es usted soberbia y prepotente, déspota y egocéntrica. Tiene un concepto de sí misma galáctico, porque se cree que es la última Coca-Cola del desierto: divina y fantástica… Está usted tan vacía por dentro que siempre entra en el ataque personal… Es usted una infeliz».

Cristina Alonso: «Es usted sociópata, misógino, prepotente, filibustero y egocéntrico. Lo que usted esconde es una tremenda inseguridad, y por supuesto una gran envidia. Lo que tiene que hacer es irse ya de Dos Hermanas… Ya ha conseguido su propósito: terminar con el Partido Popular».

Paniagua es portavoz adjunto del grupo popular en el Ayuntamiento de Dos Hermanas y Alonso, concejal no adscrita y exportavoz precisamente de los populares, del que fue expulsada tras los enfrentamientos que, desde el primer día del actual mandato municipal, mantuvo con el primero a cuenta de las diferencias de criterio sobre qué se debía hacer en dicho grupo.

El caso es que no desaprovechan, uno y otra, la más mínima ocasión para sacar a la luz, sin importar en muchos casos las expresiones, todo lo que guardan dentro, y este viernes, en el transcurso del pleno municipal, que se celebró en el Ayuntamiento de Dos Hermanas, fue a raíz de la curiosa coincidencia de que uno y otra defendieron sendas mociones en las que se pedía la aprobación de un reglamento que conlleve un mayor control del uso de los dineros que los grupos municipales reciben para sus gastos ordinarios y con el que se pretende que estos no se empleen en otros fines, bien particulares o de partido, como así se ha llegado a denunciar en distintas informaciones periodísticas.

Vaya por delante que la moción del PP salió adelante con el apoyo unánime de todos los grupos y concejalas no adscritas, mientras que Cristina Alonso retiró la suya al tratarse de mociones similares. Pero el debate surgido –como además se preveía– no pudo ser más tenso.

Todo en relación con dichas mociones salió a raíz de las publicaciones que han salido a la luz recientemente en las que se acusa al edil Paniagua de haber desviado fondos del grupo municipal al pago del abogado que le lleva asuntos particulares, así como al pago de las cuotas de afiliados del PP en Dos Hermanas. Tras las mismas, el grupo popular anunció que había remitido a intervención municipal sus cuentas, al tiempo que pedía que los demás grupos hicieran lo mismo, negando dichas acusaciones, algo que Cristina Alonso sospecha que sí ocurrió realmente, como –según recordó– había sucedido en anteriores ocasiones con gastos de la caseta de la Feria nazarena, pagos con los que se eludía la Ley de Blanqueo de Capitales o con la domiciliación de un móvil particular a las cuentas del grupo popular.

En definitiva, todos los trapos sucios salieron a relucir en una relación que ha hecho que el grupo popular se haya ido rompiendo poco a poco en pedazos, ya que a la marcha de Alonso, quien fuera cabeza de lista en las pasadas municipales, se sumará muy pronto la de otro de los tres ediles que quedan, Luis Gómez, quien ha sido expulsado del partido y lo será próximamente del grupo. Quedarán por tanto solo dos: Mari Carmen Espada, portavoz, y Luis Paniagua, portavoz adjunto.

Noticia original de El Correo Web

En el centro, Luis Paniagua, durante un pleno. / F.G.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies