Llaman la atención a un grupo de discapacitados en un bar por hacer ruido

Vía | ABC DOS HERMANAS  L.MONTES Dos Hermanas

Pretendía ser una noche tranquila y de ocio como otra cualquiera, pero acabó siendo todo lo contrario. Padres y monitores de un grupo de personas con discapacidad intelectual han denunciado la actitud que, a su juicio, tuvo el dueño de un bar al que acudieron para cenar, cuando este les llamó la atención por el ruido que estaban haciendo. Los hechos sucedieron el pasado sábado, 28 de mayo, en torno a las ocho y cuarto de la tarde, en un establecimiento hostelero del municipio nazareno, hasta donde se desplazaronseis chavales con discapacidad, de entre 18 y 25 años, acompañados por cuatro voluntarias, como habían hecho en otras ocasiones.

Estas personas son usuarios del programa «El vuelo de Ícaro», un servicio de ocio inclusivo perteneciente a la entidad Anidi de Dos Hermanas (Asociación Nazarena para la Integración de las Personas con Discapacidad Intelectual), con el que se busca que estos chavales tengan también su tiempo de diversión y puedan salir los viernes y sábados a bares, restaurantes y otros locales de ocio, acompañados siempre por monitores.

Según explicó a ABC de Sevilla uno de los padres de estos chicos, Carlos Mauri, todo comenzó cuando el dueño del bar se acercó a una de las monitoras para advertirle de que uno de los chavales estaba «molestando» al resto de clientes y trabajadores del local. Se trataba, precisamente, del hijo de este padre afectado. «Mi hijo no habla y manifiesta su alegría riéndose, abrazándose a los demás y, alguna vez, da chillidos aunque el sábado no gritó», aseguró.

Así las cosas, según la versión de las monitoras que acompañaban a los chavales, y que este padre también confirmó, el dueño del establecimiento llegó a decirles que «cada vez que entráis, me dan ganas de cerrar el chiringuito», en alusión al ruido que estaban formando. Se da la circunstancia de que en este cruce acalorado de palabras entre las monitoras y el propietario del bar, algunos de los chavales se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo, por lo que el grupo decidió abandonar el local, tras sentirse «invitados» a irse por la actitud del dueño.

Varias reclamaciones

Tanto los padres de los chavales, como las monitoras y la propia Anidi han presentado ya sus respectivas hojas de reclamaciones por estos hechos. Además, el Ayuntamiento de Dos Hermanas les ha ofrecido los servicios de la OMIC, la Oficina Municipal de Información al Consumidor. «Llegaré hasta donde tenga que llegar», aseguró Carlos, «los padres que tenemos un hijo con discapacidad sabemos lo especiales que son para nosotros». Estos afectados insistieron en que es la primera vez que les ocurre algo parecido, ya que «nuestros niños son muy conocidos en Dos Hermanas».

En un primer momento, los hechos fueron denunciados a través de las redes sociales, generando un aluvión de comentarios de todo tipo por parte de los ciudadanos, desde los que condenan la actitud del bar hasta los que aseguran que la disputa no fue tal y como se ha contado. Este periódico intentó ayer contactar sin éxito con el dueño del establecimiento para conocer su versión de los hechos. En el propio bar, algunos de los trabajadores rehusaron igualmente valorar la situación, alegando que no habían estado presentes el día en el que se produjo el episodio.

Vía | ABC DOS HERMANAS

Bar donde ocurrieron los hechos - ABC

Bar donde ocurrieron los hechos – ABC

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies